Los despidos por absentismo laboral reiterado son avalados por el Tribunal Constitucional pese a que existan causas justificadas
31 Octubre, 2019

El Tribunal Constitucional desestima la cuestión de inconstitucionalidad planteada por el Juzgado de lo Social número 26 de Barcelona sobre la aplicación del artículo 52 d) de la Ley del Estatuto de los Trabajadores y la posible vulneración de tres derechos fundamentales. Con esta sentencia, el Alto Tribunal ha avalado los despidos por causas objetivas si existen faltas de asistencias justificadas pero intermitentes.

La cuestión de inconstitucionalidad se planteó por un caso de despido de una trabajadora que se ausentó nueve días hábiles de los cuarenta en dos meses continuos. Estas ausencias suponen el 22,50% de las jornadas hábiles comprendidas en dicho período de tiempo, sobrepasando el 20% que determina el art. 52.d que habilita el despido objetivo. Recordamos que con la reforma del 2012 el absentismo laboral fue fijado en el artículo 52 como causa de despido objetivo debido a las altas tasas de ausencias en el puesto de trabajo. Sin embargo, no todas las ausencias computan en el volumen total del marco temporal que da acceso a la extinción objetiva. Según el mismo artículo:

 

                                                                

 

La empresa había probado todas las ausencias de la trabajadora, hecho que originó que el  Juzgado de lo Social planteara la cuestión de inconstitucionalidad por ser -el art. 52.d-"susceptible de condicionar el comportamiento de los trabajadores en perjuicio de sus derechos; pues ante el temor de perder su empleo, el trabajador puede sentirse compelido a acudir a trabajar pese a encontrarse enfermo, asumiendo así un sacrificio en absoluto exigible, que incluso podría complicar la evolución de su enfermedad".

 

Por su parte, el Tribunal Constitucional no aprecia que exista una vulneración de los derechos fundamentales como se planteaba.

 

Primero, considera que no hay conflicto con el artículo 15 de la Constitución sobre el derecho de la integridad física del trabajador debido a que “debe entenderse que el art. 52 d) LET no genera un peligro grave y cierto para la salud de los trabajadores afectados por la decisión extintiva que a su amparo pueda adoptarse por el empresario, abonando la indemnización correspondiente. La decisión de despedir a los trabajadores por superar un número de faltas de asistencia al trabajo intermitentes, justificadas o no, en un determinado período de tiempo, conforme a lo previsto en el precepto cuestionado, no comporta una actuación susceptible de afectar a la salud o recuperación del trabajador afectado, ni puede ser adoptada en caso de enfermedades graves o de larga duración, ni en los restantes supuestos excluidos por el legislador, lo que permite descartar que el art. 52 d) LET pueda reputarse contrario al artículo 15 de la Constitución española”.

 

Segundo, el artículo 43.1 CE sobre el derecho a la protección de la salud el TC aprecia que no se vulnera ya que "no cabe entender que con esa regulación el legislador esté desprotegiendo la salud de los trabajadores".

 

Por último, el derecho al trabajo consagrado en el art. 35 CE defiende el principio constitucional de causalidad en el despido, entre otros. No pudiéndose apreciar una colisión con el precepto constitucional debido a que en el caso del 52.d se encuentra una causa extintiva (las ausencias continuadas) y de este modo lo argumenta el TC: "si bien es cierto que el legislador ha adoptado una medida que limita el derecho al trabajo, en su vertiente de derecho a la estabilidad en el empleo, lo ha hecho con una finalidad legítima -evitar el incremento indebido de los costes que para las empresas suponen las ausencias al trabajo-, que encuentra fundamento constitucional en la libertad de empresa y la defensa de la productividad".

 

En suma, el Alto Tribunal ha optado, en este caso, por la salvaguarda de la productividad empresarial y es destacable la importancia que revierte esta sentencia por el caso que trata. Para el TC el absentismo laboral supone al empresario “un perjuicio de sus intereses legítimos, por la menor eficiencia de la prestación laboral de los trabajadores que faltan a su puesto de trabajo de forma intermitente y con la periodicidad que el precepto legal cuestionado indica, dados los costes directos e indirectos que suponen para la empresa". El absentismo laboral es muy frecuente en el día a día empresarial y gracias a esta sentencia, el empresario tiene un instrumento de despido garantizado constitucionalmente.

 

Recomendamos que todo emprendedor o empresario cuente con asesoramiento especializado en materia laboral. En Daem contamos con una larga experiencia en el asesoramiento laboral. Ponte en contacto con nosotros si necesitas más información: enviando un email a laboral@daem.es o llamando al +34 93 280 21 66

 

Aviso legal: Este artículo ha sido preparado en base a cierta información pública y refleja una serie de observaciones de carácter general. DAEM no acepta ningún tipo de responsabilidad frente a terceros como consecuencia de las decisiones o acciones que pueden ser adoptadas basándose en el contenido de este artículo.

 

Los despidos por absentismo laboral reiterado son avalados por el Tribunal Constitucional pese a que existan causas justificadas

En este sitio se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia como usuario en la misma web. Política de datos. Al continuar navegando por el Sitio Web estás entendiendo y aceptando su uso.